miércoles, 1 de febrero de 2017

ACLARATORIA SOBRE LAS 7 POTENCIAS AFRICANAS.



Continuando con la idea de hacer aclaratorias sobre temas tratados en publicaciones anteriores y que fueran objeto de múltiples visitas, en esta oportunidad lo haré con respecto a las denominadas 7 Potencias Africanas.
A manera de recordatorio, menciono que este tema fue tratado en dos (2) publicaciones anteriores; ha sido un tema muy leído en este blog…pero al mismo tiempo muchas personas no han entendido los contenidos de los mismos; se han hecho sobre el mismo algunos comentarios públicos, pero han sido superiores los reclamos que vía e-mail se me han hecho sobre el tema, lo que me obliga, con mayor razón, a llevar a cabo la aclaratoria y a tomar decisiones con respecto al estilo de redacción que he venido llevando a todo lo largo de este blog.
Pero sin más retrasos, pasemos al tema en cuestión:
Las llamadas 7 Potencias Africanas SI existen; lo que es falso es que sean los Orishas  Ẹlégbá, Òrúnmìlà, Òbàtálá, Ôgún, Şangó (Shangó), Òşún (Oshún) y Yemọja (Yemayá).
El nombre en yorùbá de estas entidades es Namenialabó, y que como representaban a siete (7) tierras, potencias o reinos originales de la cultura yorùbá, se llamaron para darle simplificación en el idioma castellano Siete (7) Potencias Africanas.
Estas entidades o espiritualidades que conforman ese grupo de Tierras o Reinos, están formadas por 21 Egúngún que tienen dominio sobre ciertos elementos materiales. Ya queda claro que no son Òrìşàs (Orishas), no son Òşàs (Oshas), son Eggun o Egúngún, en concreto una serie de espíritus que se encuentran en Ara Onú bajo las ordenes de Olofin e Ifá.
Cada una de estas 21 espiritualidades tiene su nombre particular y su espacio de actuación, su forma propia de atención, su comida predilecta, etc.
Tampoco tienen estas entidades ningún collar, mucho menos oraciones, consagración ni juramento alguno.
Existe un solo Odù de Ifá donde se hace mención de las Namenialabó, lo que nos indica que solo los “hijos” o poseedores de ese Odù serán los que en algún momento de necesidad o requerimiento le darán las atenciones y sacrificios para recibir sus beneficios.
Si en algún momento se va a efectuar una atención o sacrificio a las entidades que llamamos por comodidad lingüística 7 Potencias Africanas, solo podrán hacerlo los Babalawos que tengan el real conocimiento; hay que reconocer que ni Espiritistas, como tampoco Oloshas (Santeros) tienen esa potestad; mucho menos se lograrán acciones por parte de estas entidades al poseer falsos collares, inexistentes oraciones o imaginarias obras y trabajos.
En lo que respecta a “utensilios” de las 7 Potencias, vamos a ver en el mercado de captar incautos para aprovechamientos por parte de los especuladores, un gran número de artículos: medallas, dijes, collares, pulseras, Ides, Mazos, Oraciones, velones y velas, sahumerios, perfumes, colonias, baños y sales de baño, imágenes, etc. Pero hasta allí no queda el asunto: ya hay publicaciones en donde se habla de Prendas o Fundamentos de estas entidades, tanto de la rama yorùbá como de las ramas Bantú o del Palo Mayombe.
En cuanto a los foros de internet, webs y blogs, no se quedan atrás en la materia grandes discusiones donde exponen “sus amplios conocimientos” Espiritistas, Santeros y hasta Babalawos, personas todas estas que desean dar explicaciones sin ningún fundamento y haciendo exposiciones sobre una materia que desconocen, lo que crea mayor confusión sobre aquellos “devotos” que buscan información en los lugares equivocados. El aprovechamiento comercial llega a tratados escritos sobre cómo se elabora el “fundamentos” de estas 7 Potencias y hasta un libro titulado “Las 7 Potencias Africanas” que habla de una supuesta liturgia de Santería.
Pero hay algo importante que destacar: toda esta “basura” mercantil e informativa existe gracias a personas que desean obtener “favores” de parte de entidades del mundo espiritual y esotérico sin asistir a un registro con verdaderos sacerdotes practicantes de la religión yorùbá, quizás buscando un ahorro en el pago de derechos.
Si alguna persona desea obtener una gracia o favor de parte de Òşún (Oshún), debería asistir a la casa de un Olosha consagrado en esa entidad y someterse a un registro para ver si Òşún va a oír sus suplicas; pero si desea evadir algún gasto “excesivo”, no lo va a lograr haciendo un sahumerio con Incienso de las 7 Potencias Africanas (como el que ilustra esta publicación) ni encendiendo un velón de múltiples colores que pueda comprar en cualquier tienda esotérica o botánica; todas esas “baratijas” que se consiguen en las tiendas del ramo están elaboradas con la finalidad de la compra compulsiva por parte de los fanáticos.
Creo que con esta aclaratoria son ahora más fácil de asimilar los siguientes principios sobre Las Namenialabó o 7 Potencias Africanas:
1.- Son entidades de manejo por parte de los Sacerdotes de Ifá.
2.- No tienen nada que ver con los Òşàs u Òrìşàs más comunes dentro de la Religión Yorùbá.
3.- Es un culto u adoración exclusiva de los dueños del Odù Ifá en que “nacen” o se hace mención de ellos.
4.- No son entidades para efectuar amarres amorosos, abrir caminos, buscar evolución económica, etc.
5.- No existen fundamentos para su adoración o culto.

0 comentarios:

 

Seguidores

Publicaciones de Interés

Archivo del blog