miércoles, 1 de julio de 2015



Últimamente en Venezuela se ha desarrollado una moda de escudarse en un presunto "deber ser" cuando se plantea o se le pregunta a las personas sobre determinadas materias.
Eso estará muy bien en el ejercicio muchas ciencias sociales, en los ámbitos sociológicos y filosóficos, pero en lo que se refiere a lo religioso y espiritual no puede tener cabida.
La Religión Yorùbá (al igual que la mayoría de las verdaderas religiones) está basada en DOGMAS (puntos esenciales de una religión que se tienen por ciertos y que no pueden ponerse en duda).
El no cumplimiento de esos dogmas y la aplicación de "el deber ser" es el punto inicial de donde surgen innumerables problemas y complicaciones que repercuten en la reputación de nuestra religión y de los que la profesan.
Hace poco conocí a una Olóòsà (olosha) que hace repetida referencia a esa frase ("es que ese es el deber ser") cuando se le habla de algún principio religioso; estoy claro en que dicha señora desconoce el contexto de la frase, pues cuando se habla de deber ser se está haciendo alusión a una particular visión ética y moral personal del individuo, y en base a premisas normativas, una sobre otra, que nos llevan a justificaciones.
La Religión Yorùbá está fundamentada en variados dogmas que no puede ser vistos de manera particular por los individuos que la integran o que quieran ingresar a ella.
Cuando en la Religión Yorùbá se va a tomar una decisión o determinación sobre efectuar una ceremonia consagratoria a una persona no se puede basar en "el deber ser"; por el contrario hay que basarse en el dogma religioso que lo sustente.
Veamos un ejemplo: "El deber ser" nos plantea debido a conclusiones erradas de que la ceremonia de Kari-Osha o la de Ifá puede salvar a una persona del desarrollo o padecimiento de una enfermedad y por lo tanto a todos los que se le efectúe una de esas ceremonias se va a curar; esto es un falso principio pues los dogmas de la religión yorùbá no lo establecen así per se. En algunos Odùs la consagración religiosa puede ser la solución si así está determinado dentro del contenido del mismo, pero eso no es aplicable a todos los odùs.
Es así como vemos que hoy día se llevan a efecto ceremonias de consagración mayor a un individuo enfermo y al poco tiempo dicha persona muere sin haber podido prolongar su vida.
Pero quizás este sea el ejemplo menos descriptivo de las barbaridades que se hacen en estos días y que muchas veces esconden realmente un trasfondo comercial.
Una mayoría de "oficiantes religiosos" (pues no pueden ser llamados sacerdotes ni por otros sinónimos) se dedican a consagrar personas que tienen como medio de vida distintos delitos, como también dan cabida en la religión a personas que no poseen los mínimos principios morales y éticos, a individuos con disimiles vicios orgánicos o mentales, a mentirosos compulsivos que quieren ingresar en la religión para  estafar a sus congéneres y hacerse de "un billete fácil" y otros seres que carecen de lo más básico: ser buenas personas.
En solo tres días he escuchado de Iyawoses que se visten con chalecos anti-balas y delinquen abiertamente, de niños con graves enfermedades y fueron llevados a un Igbodun como salvación y han muerto a los 2 meses de haber sido consagrados, de gente consagrada en Ifá sin haber ni siquiera estudiado la posibilidad que tuviera que hacer Yoko-Osha antes de pasar a Ifá, pues las ceremonias "había que hacerlas a la brevedad posible",de Ceremonias de Kari-Osha e Ifá sin efectuar ceremonias previas obligatorias y completas, de consagraciones mayores (Osha e Ifá) que no exceden de 4 días, de Babalawos, que en su afán desmedido de hacer Ifaces a cada rato, "por racimos" y a cualquier persona, están sufriendo de enfermedades y males irreversibles "debido a que trabajan mucho", sin querer reconocer que lo que realmente les sucedió es a consecuencia de los disparates y "locuras religiosas".
Después de oír (y leer) esto nos preguntamos: ¿hacia donde están llevando a la Religión Yorùbá?
A los Oloshas y Babalawos, sean nuevos o tengan tiempo de consagrados, les hago un llamado: 1º.- hay que apartar el interés de tener muchos ahijados o de ganar suficiente dinero para vivir en base a la religión; 2º.- son pocos los odùs que establecen que hay que llevar a cabo Kari-Osha o Ifá; 3º.- se debe estar seguro de que personas deben ingresar en la religión, pues aunque el odù que posean en ikofafun o awofakan se lo permitan, se debe estar claro en cuanto a la moral y comportamiento social de esa persona; 4º.- que los "inventos" "novedades", "modificaciones" y "adaptaciones" siempre traen problemas porque aquí se trabaja con la espiritualidad y el destino de las personas y los principios y dogmas religiosos no pueden ser relajados por decisiones particulares.
Espero, sin ninguna mala intención, que Olóddùmarè, Olóòrun, Òlófi, Òrúnmìlà y todos los Òrìsàs corrijan todas estas anomalías para el beneficio de nuestra religión.


La imagen presentada en esta publicación fue obtenida del espacio web que detallo a continuación:
www.conexióncubana.net.
Las fotografías e imágenes usadas en este Weblog tienen una función orientadora y de simple ilustración. Las hay de propiedad personal del administrador del blog, así como otras las he obtenido de distintas páginas web y blogs existentes en Internet. En conciencia de que muchas poseen copyright, y ante la posibilidad de un reclamo por parte de su propietario, mucho le agradecería a sus titulares se sirvan entrar en comunicación con mi persona si desean que efectúe la eliminación de las mismas de mi espacio.
 
read more "RELIGIÓN YORÙBÁ Y EL DEBER SER"
 

Seguidores

Publicaciones de Interés

Archivo del blog