sábado, 1 de abril de 2017



Ya se ha hablado en este espacio en qué consiste realmente la iniciación de una persona en la Religión del Pueblo Yorùbá.
Pero refresquemos esa idea y hagámoslo de manera diáfana y sencilla, pues es un tema de gran consulta en este espacio.
Cuando se habla de iniciarse nos referimos a permitir que una persona “extraña” a este entorno (el religioso) participe en el mismo, al cual está vedado por ser de tipo secreto.
Esto es así porque los asuntos, materias y prácticas de la religión yorùbá (como la mayoría de las religiones) son para quienes hacen vida en ella, y no para el vulgo en general.
Veamos este asunto, pero como sucede en cualquier otra práctica religiosa distinta a la nuestra:
Una persona se siente atraída por ser participante de la fe católica; entonces comenzará por asistir a la Misa los días Domingo, verá como otros saludan los Altares e imágenes que se encuentran dentro de la Iglesia, irán aprendiendo a responder a ciertos canticos y rezos que se efectúan, darán respuesta a las letanías pronunciadas por el Padre o Sacerdote que dirige la Misa, verá a otros asistentes Confesarse y Comulgar, etc.
Estos pasos los hará poco a poco la persona, comenzará haciendo ciertos rezos u oraciones, efectuará canticos y seguirá profundizando en otros actos.
De igual manera va a suceder con la Religión Yorùbá: oirá las conversaciones que genera un Olosha o un Babalawo, observará el saludo entre distintos Sacerdotes y otros Consagrados, se fijará en los saludos que se deben hacer ante una entidad como Elegguá (que, hasta cierto punto, puede estar a la vista de cualquiera), etc.; pero el verdadero inicio, la real Iniciación se dará cuando pase a efectuarse un REGISTRO o CONSULTA.
Está acción será la que marque la pauta, pues se le permitirá, pidiendo la respectiva “licencia” entrar en contacto con las diversas Entidades.
Es así que en EL REGISTRO o CONSULTA se mencionará o nombrará a la persona y el Òrìşà u Òşà le “reconocerá” y escuchará sus pedimentos, para “hablar” con respecto a él; posteriormente esa persona hará algún ebbo, una ofrenda o un sacrificio, y volverá a tener contacto con la entidad, donde se ha dado un INICIO  en la relación Hombre- Òrìşà.
Como se ve, en la religión yorùbá se crea también un contacto gradual y la persona “inicia” una relación con una o varias entidades, poco a poco.
Muchas personas confunden el vocablo Iniciación con el de Consagración, que es cuando se forma parte de la religión pero con la recepción de atributos de la misma.
Se está ya Iniciado porque se han hecho esos contactos primarios y la persona se va desenvolviendo dentro de la religión pero sin compromisos mayores.
El Consultante se ha “iniciado” en los misterios y secretos de la religión, sin ningún compromiso “formal”, que le permite tener acceso a la misma e ir conociendo cada vez un poco más de ella, formando parte de ese conglomerado, pero sin haber llegado a ninguna ceremonia consagratoria.
El que se va iniciando en la Religión Yorùbá, no ha decidido todavía ingresar en ella, es decir se acerca y busca un resultado, pero no ingresa (no se consagra) pues todavía no considera que está preparado para ella pues no la conoce a fondo.
Y esta es la forma correcta de dar los primeros pasos en esta corriente religiosa: entrar en contacto con la misma poco a poco y ESPERAR QUE LAS ENTIDADES LE INDIQUEN QUE DEBE CONSAGRARSE MEDIANTE UNA CEREMONIA.
¿Quién dijo que todos pueden formar parte de la Religión Yorùbá?
¿Qué Odù del Diloggún o de Ifá dice que esta religión es para que ingrese cualquier persona?
Ese o esos Odùs no existen. Es el Òrìşà y no el “hombre” (ya sea el interesado o el Sacerdote) quien determinará quién debe formar parte de la religión.
El Iniciado es un “candidato latente” a ser miembro de la religión, en caso de que le corresponda, pero que ya tiene cierta actuación dentro de ella; El Consagrado ya “entró y forma parte de la organización, pues ya obtuvo la autorización por parte de la entidad correspondiente que lo determinó.
Es más, podríamos decir que un Iniciado es aquella persona que se ha efectuado varios registros y consultas y tiene un mediano conocimiento de ciertos principios de la religión, sin haber llegado a ingresar a la misma.
Ya se dijo: esta es la mejor manera de formar parte de la religión, pues primero debe INICIARSE, cuando se tenga el permiso de los Òrìşàs se pasará a INGRESAR mediante una CONSAGRACIÓN menor y con el transcurso del tiempo, si así está determinado se procederá a practicársele una CONSAGRACIÓN MAYOR que lo hará Sacerdote o Sacerdotisa.
Los reiterados registros o consultas (con unas pocas excepciones) serán las que determinen si la persona deba seguir siendo un INICIADO o pase a formar parte de los CONSAGRADOS.
Mi consejo a quienes deseen INICIARSE es tener calma y paciencia, no adelantarse a los hechos, no querer tener fundamentos y recibir consagraciones que no les correspondan.
La “vida religiosa” del Iniciado es más gratificante y hay que saber disfrutarla y aprovecharla; pero si no se ha obtenido “la licencia” verdadera para ingresar a la religión y se procede a una consagración por vanidad, interés comercial del padrino/madrina, por simples caprichos, por malas directrices e interpretaciones erróneas, el vuelco o los cambios pueden ser bastante duros.
Otros enlaces o links sobre Iniciación en la Religión Yorùbá:



La imagen presentada en esta publicación fue obtenida del espacio web que detallo a continuación:
www.unesco.org
Las fotografías e imágenes usadas en este Weblog tienen una función orientadora y de simple ilustración. Las hay de propiedad personal del administrador del blog, así como otras las he obtenido de distintas páginas web y blogs existentes en Internet. En conciencia de que muchas poseen copyright, y ante la posibilidad de un reclamo por parte de su propietario, mucho le agradecería a sus titulares se sirvan entrar en comunicación con mi persona si desean que efectúe la eliminación de las mismas de mi espacio.
read more "¿COMO ME INICIO EN LA RELIGIÓN YORÙBÁ?"
 

Seguidores

Publicaciones de Interés

Archivo del blog