domingo, 1 de noviembre de 2015



A medida que transcurren los años, cada vez se observan más Iyawo, Oloshas y Babalawos en cualquier parte.
Estamos conscientes que cada vez la población es mucho mayor y se va incrementando cada día; pero el crecimiento de las personas con ceremonias consagratorias de la religión yorùbá aumenta de manera desproporcionada a simple vista.
Muchos piensan que el ingreso de nuevas personas a la religión yorùbá es porque los nuevos miembros toman la disposición de consagrarse por moda.
En mi opinión muy particular, disto de esa manera de pensar y de entender donde está la problemática.
El aumento del número de personas con consagraciones mayores se debe a razones que seguidamente voy a exponer de manera muy sencilla.
Si a la casa de un Olosha o un Babalawo concurre con cierta frecuencia una persona a verificarse registros o consultas porque presenta ciertos problemas… ¿la solución al problema se logra efectuándole la Ceremonia de Sodo Orisha o Kari-Osha, o la Ceremonia de Consagrarlo en Ifá? La respuesta a esta interrogante es DEFINITIVAMENTE NO.
Y este es un tema muy álgido para aquellos Oloshas y Babalawos que obtienen ingresos y han adoptado como único medio de vida la práctica religiosa.
Es cierto que en muchos casos se poseen Letras del Ẹrìndínlõgún o de Odùs de Ifá que le indican a la persona que “no debe trabajar profano”, es decir que la entidad que rige su vida le exige que solo se dedique a la práctica de la religión yorùbá, que será el medio para obtener su sustento. Pero no todos poseen tales “signos”.
Supongamos entonces que una persona ya consagrada tiene como Letra o como Odù principal, o “de cabecera”, con la indicación que se dedique en exclusividad al ejercicio religioso… ¿nada más con eso podrá él (o ella) aconsejarle a quienes busquen su auxilio en el campo espiritual que se Asiente Osha o se inicien en el Sacerdocio de Ifá?
La indicación de ser consagrado como Olosha o como Babalawo bajo ningún respecto va a depender del gusto, del parecer, de la decisión de un ser humano.
¿Quién va a determinar que una persona debe consagrarse en el campo de la Osha o en el de Ifá? Única y exclusivamente el Odù que determine nuestra Espiritualidad Personal.
Para el conocimiento de todos es importante aclarar que los Odùs de Ifá que indican que una persona debe efectuar Kari-Osha o Consagrarse en Ifá no exceden de más de 70 odùs para cada una de las dos modalidades.
Desde hace ya varios años es común que Oloshas y Babalawos “indiquen arbitrariamente” que las personas se consagren; y esto tiene una razón simple: EL INTERÉS MONETARIO o ECONÓMICO, pero solo de quien da la indicación.
Claro, a estos Oloshas y babalawos se les allana el camino cuando viene un cliente deseoso de hacerse “santo” o convertirse en babalawo, pues les llegará el dinero con más facilidad y sin tener que convencer a la persona.
No todos estamos llamados a ingresar en la religión, y “Los Escogidos”, si se les quiere llamar así, van a ser pocos (siempre que se actúe y proceda con ética verdadera, valores que prácticamente están extintos en la actualidad).
¿Se les debe dar cabida a delincuentes, viciosos y personas sin escrúpulos dentro de la religión yorùbá? ¿El solo hecho de la consagración hará mejores personas a estos “Nuevos Pseudo-Religiosos”?
Se cansa uno de escuchar a esos “Padrinos y Madrinas” que se justifican diciendo: “… le coroné santo (o le hice Ifá) para que se apartara de la mala vida…pero él/ella no se quiere corregir (sic)”
Se sabe (y todos conocemos por lo menos a uno o una) de Oloshas y Babalawos que llevan una vida no cónsona con la jerarquía religiosa de la que se hicieron acreedores, pues hasta en muchos casos son malos hijos y malos padres, por referir el menor de “sus pecados”.
Osha e Ifá son claros en sus preceptos al indicar quienes están llamados a verificar Consagraciones Mayores, y estos dictámenes no pueden ser relajados a nuestro libre arbitrio.
Las consagraciones de Kari-Osha (Sodo-Orisha) e Ifá no son validas para todos los seres humanos. No vale la excusa del desconocimiento de las letras o los odùs que determinan cuales personas están llamadas a ser Oloshas o Babalawos: si no tiene suficientes conocimientos, entonces no debe poner en práctica la religión, y mucho menos por el simple interés o conveniencia de orden económico.
El que nuestra religión sea mejor cada día y no sea objeto de innumerables críticas por el comportamiento de algunos miembros, está en nuestras propias manos y conciencia.

La imagen presentada en esta publicación fue obtenida del espacio web que detallo a continuación:
www.somosyoruba.com
Las fotografías e imágenes usadas en este Weblog tienen una función orientadora y de simple ilustración. Las hay de propiedad personal del administrador del blog, así como otras las he obtenido de distintas páginas web y blogs existentes en Internet. En conciencia de que muchas poseen copyright, y ante la posibilidad de un reclamo por parte de su propietario, mucho le agradecería a sus titulares se sirvan entrar en comunicación con mi persona si desean que efectúe la eliminación de las mismas de mi espacio.

read more "IFÁ Y OSHA… ¿ES VÁLIDO PARA TODO EL MUNDO?"
 

Seguidores

Publicaciones de Interés

Archivo del blog