domingo, 2 de febrero de 2014


Muchas personas me han preguntado que he obtenido, en que me he beneficiado como Cultor y Seguidor de la Religión Yòrubá, como adorador de Ifá; de múltiples maneras me han sido formuladas y planteadas estas preguntas, cuando realmente lo que desean saber es “que volumen de Suerte, en qué proporción de Bienestar Económico me ha colocado” la práctica del Ifismo.
Como se puede ver, se ha generalizado una creencia errónea, tanto en el campo de Ifá como también en la Osha, sobre un supuesto “Beneficio Material Inmediato” después de que una persona se inicia en la Religión.
Desde mis primeros pasos dentro de las Religiones Africanas, particularmente tuve la fortuna de haber sido orientado (medianamente) en una forma correcta: Ifá te dará la pauta de cómo debes actuar y que caminos seguir para un buen desenvolvimiento.
No está demás aclarar que nadie debe llegar a iniciarse en ninguna de las Religiones Africanas solo buscando la obtención de “Buena Suerte” como un fin único, pues lo más seguro es que posteriormente se sienta decepcionado.
La experiencia personal en el mundo de lo espiritual y religioso me ha hecho llegar a ciertas  consideraciones y  conclusiones que pienso es mi deber transmitir para beneficio de los futuros seguidores de la Religión Yòrubá, antes de continuar explicando a que nos llevará la Iniciación en Ifá:
1.- No se debe ingresar o iniciarse en ninguna Corriente Espiritual como tampoco en ninguna Religión Africana de forma apresurada.
2.- La determinación de nuestra espiritualidad solo puede ser expresada por Ifá, es decir solo a través de “la voz” de Orunmila.
3.- El simple hecho de que nos guste el Espiritismo, que queramos ser Santeros o Babalawos, que nos veamos atraídos por el Palo Mayombe, que nos parezca que somos “Hijos” de Shangó u otros Oshas, no es indicativo que ese es nuestro camino: hay que estar conscientes que cada persona nació para ser algo determinado en la vida y eso no puede ser “moldeado” o “modificado” por el capricho personal del interesado o por el del mayor que se comprometa a efectuar la Iniciación.
Aclarados estos puntos, continuemos con lo que respecta a la Iniciación en Ifá.
Ingresar, iniciarnos en la Adoración a Ifá, y por consiguiente a Orunmila, no puede hacerse de manera abrupta: el Oráculo u Adivinación por medio de Ifá, correctamente interpretado, será quien nos indique el momento en que nos iniciaremos recibiendo el Ikofafún o el Awofakan de Orunmila, lo que se ha denominado erróneamente “Mano de Orula”.
Si verdaderamente nos corresponde la Recepción de la Entidad Orunmila, no podemos creer que por efectuar peticiones de “Buena Suerte” nos lloverá la misma ipso facto; si nos encontramos necesitados materialmente con solo pasar por el Ceremonial de Iniciación no tendremos las manos llenas de dinero, como tampoco nos llegarán distintos bienes materiales de forma espontánea y mucho menos nos ganaremos todos los premios de la lotería.
Al constituirnos como Iniciados y Seguidores de Ifá, nosotros mismos nos constituimos en ese momento en “un vivo ofrecimiento” a cumplir con los dictámenes, reglas y leyes de cómo se debe desenvolver la vida.
¿Por qué se dice esto? El gran problema del ingreso a una Religión, en este caso Ifá, consiste en el hecho de entender de qué trata la misma, de que trata Ifá.
No podemos ver a Ifá, ni a ninguna religión, como la “Panacea” o remedio para cualquier problema.
De un solo golpe, con un simple plumazo no se puede arreglar todos los problemas que viva una persona: una Ceremonia por más sofisticada y poderosa que sea no va a cambiar o va a resolver el problema de aquellas personas que  todavía no han aprendido a resolver su propia vida.
Es así como lo primordial de Ifá es aprender a aceptar sus dictámenes y consejos, pues en su gran y profundo contenido están las Leyes Supremas de la Vida.
Si acatamos esas Leyes, esas normas de vida, las mismas nos procurarán un desarrollo personal que será el que nos guiará entre otros objetivos a obtener “Buena Suerte”.
Si Ifá nos indica que no podemos Asentar Osha, o nos prohíbe la práctica del Palo Mayombe, o nos estable cualquier otra prohibición, el cumplimiento de ese precepto será lo que nos encaminará a la “Buena Suerte” que anhelamos.
Desde el mismo momento de nuestra Iniciación se abrirá un abanico de posibilidades para nuestro mejoramiento espiritual y material.
Allí mismo comenzarán a presentarse las oportunidades para nuestro correcto desarrollo personal, que ya fue escogido por nosotros antes de nacer, y nos permitirá empezar a corregir actitudes erróneas que hemos venido poniendo en práctica desde nuestros primeros años de vida.
Así mismo nos serán planteados prácticas y comportamientos futuros que permitirán “dar por sepultados” los males, las desgracias, las equivocaciones y males procederes que nos creaban situaciones conflictivas, guerras, mala suerte, fracasos, enfermedades y padecimientos, etc.
No por solo llevar a efecto los ebboses, hacer ofrendas a las Entidades, formular pedimentos a los Orishas y Oshas tendremos la solución: debemos acoplarnos a un nuevo sistema de vida que dará paz a nuestra espiritualidad y nos encaminará por los senderos correctos para nuestro exacto y benéfico desarrollo personal.
Los Consejos y Dictámenes de Ifá, ya se obtengan mediante un registro o a través del Itá de Ikofafún y Awofakan, son en definitiva la “Llave” que abrirá las puertas de nuestro Bienestar.
Ifá no es una “protección”, no es un “amuleto” como la gran mayoría cree; su tenencia no nos dará suerte y protección instantánea.
Ifá nos guiará, si aceptamos ser conducidos por su mano, por los caminos correctos y más limpios de la Vida, advirtiéndonos de los obstáculos que a todos se les hacen presentes.

Ifá es la Brújula que nos orientará para llegar a los “Puertos Seguros” que están en la ruta de nuestras vidas particulares.
read more "LA INICIACIÓN EN IFÁ: ¿Qué beneficio particular me aportará?"
 

Seguidores

Publicaciones de Interés

Archivo del blog